Reflexiones sobre fotografía

La magia en la fotografía

Desde hace un tiempo llevo dándole vueltas a la situación actual de la fotografía, mi visión como fotógrafo, que ha vivido la aparición de la imagen digital, me permite tener una perspectiva, aunque solo sea en el tiempo.

Hoy he reflexionado sobre algo que siempre ha acompañado a la fotografía, la magia, hacer magia, captar un instante y congelarlo para siempre. La forma de hacer magia en la fotografía digital ha cambiado en muchos aspectos respecto a la fotografía de proceso químico, tal vez el más importante de los cambios es la inmediatez del resultado, dejando atrás la espera del laboratorio y en muchos casos en otras manos hasta tener esas ansiadas copias, a ver…

Dentro de las mil formas de hacer magia con la fotografía, está la técnica en la toma, determinar, o no, la exposición que le vamos a dar a nuestra toma y aquí la reflexión, si utilizamos una cámara con película y queremos hacer una toma correcta, en relación a la luz de la escena a fotografiar, tenemos un margen para una exposición correcta de luz, de un diafragma o diafragma y medio en negativo y de un tercio a medio diafragma en transparencia, lo que se conoce como latitud en la exposición (captar los detalles o matices, tanto en las luces como en las sombras), pues bien, ese margen de “error” posibilita unos resultados muy diferentes sobre la luz de la escena, y ahí la magia, el instinto, técnica depurada del fotógrafo o la casualidad que en muchas ocasiones devolvía esa luz, ese ambiente que te permitía ser partícipe de lo que allí había ocurrido. Si esa misma toma la hacemos con una cámara digital, tenemos un margen de “error” muy superior al de la cámara con película, de dos a tres diafragmas de latitud (según la calidad y tamaño del sensor) y la posibilidad repetir la toma hasta conseguir el resultado deseado, ya que podemos ver de inmediato la toma, amén del histograma.

La magia que siempre a rodeado a la fotografía y que aún hoy perdura a pesar de haber desmitificado la técnica, el paso por el laboratorio, la popularidad de las cámaras fotográficas y la forma de compartir fotos, parece obedecer a la misma fascinación que pudo sentir un tribu en el Amazonas al ver una fotografía. Seguimos observando las fotografías como fragmentos de tiempo congelado para siempre.



Share


Anuncios
  1. 28/04/14

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: